Chino Mandarín e Inglés: los dos idiomas de las potencias económicas más importantes

El chino mandarín y el inglés son dos de los tres idiomas más hablados en el planeta. 1.2 billones de personas tiene la lengua asiática como materna, mientras el anglosajón es dominado desde la cuna por al menos 329 millones. Esto los convierte en los lenguajes potencia del mundo de los negocios.

Estados Unidos y China son los dos países que manejan la mayor cantidad de PIB (Producto Interno Bruto), por lo que hablamos de dos colosos en cuanto a economía y negocios se refiere. Ambos se sitúan en la cúpula de las naciones más poderosas.

Por lo tanto, el “Rey” del norte y el “Gigante” asiático son dos indiscutibles potencias mundiales. Solo se les acercan La India, Japón, Alemania y Rusia que, aunque en una escala menor a los dos mencionados anteriormente, también pueden ser reconocidas como potencias en el ámbito económico.

Basándonos en esto, podemos afirmar que los idiomas más importantes del mundo son el inglés y el chino mandarín. De hecho, debido a la influencia de los Estados Unidos sobre el resto de los países, hay quienes declaran al inglés como el idioma universal.

Inglés y Chino Mandarín = negocios

En el mundo de los negocios, manejar estas lenguas se ha convertido en algo indispensable. Aeropuertos, bancos, además de todo tipo de empresas utilizan el inglés como primer o segundo lenguaje para comunicarse con sus clientes. Es de conocimiento general que hablar este idioma facilita los movimientos de cualquiera que necesite o tenga entre sus planes expandir su red de contactos alrededor del mundo.

En cuanto al Chino Mandarín, vale la pena recordar que más de un billón de personas lo emplean como forma de comunicación. Esta cifra representa un mercado importante para cualquier compañía internacional, y los negocios electrónicos no son la excepción.

Negociar por Internet no es tarea sencilla. Los internautas tienden a interactuar principalmente con proveedores que les hagan sentir cómodos y dentro de su zona de confort. Esto comienza por hablarles en un idioma que ellos comprendan a plenitud y les permita examinar la oferta que se les está presentando.

El inglés y el chino mandarín son dos lenguas que incrementarán el prestigio de tu compañía en el mercado mundial. Toma en cuenta que estos dos idiomas permitirán dirigirte y comprender cuando menos a la mitad de la población del planeta.

Diversifica tus comunicaciones

Además, el inglés es conocido por ser uno de los lenguajes más fáciles de aprender. Por su parte, el chino mandarín tiene la ventaja de que no posee conjugaciones, ni tiempos, ni preposiciones simples, ni plurales y a pesar de que su escritura puede intimidar a algunos, no se trata de algo que se deba temer, siempre que cuentes con la asesoría adecuada.

Por eso, si aspiras abrir las puertas de tu negocio al mundo, que tus productos y servicios se coloquen en múltiples fronteras con mercados atractivos económicamente, incorpora estos dos idiomas en las comunicaciones de tu empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *